El aceite de la vida (Lorenzo´s oil). 1992. Dirigida por George Miller. Basada en la historia real de la familia Odone, un matrimonio (Augusto y Michaela) con un hijo de 5 años que es diagnosticado de adrenoleucodistrofia o enfermedad de Schilder, una enfermedad neurodegenerativa hereditaria para la que en los años 80 no había tratamiento. Siendo profanos en la materia (él es economista y ella lingüista) estudian todo lo relacionado con la enfermedad, organizan el primer congreso sobre la materia y, con ayuda de un bioquímico inglés, descubren un tratamiento a base de un aceite mezcla de oliva (rico en ácido oleico) y colza (rico en ácido erúcico). Aunque no cura la enfermedad, sí retrasa su avance, y muchos niños en la actualidad se benefician de su consumo.

La película tuvo dos nominaciones, al mejor guión original (George Miller y Nick Enright) y a actriz principal (Susan Sarandon). Desgraciadamente no se llevó ninguno (se los llevaron Juego de lágrimas y Emma Thomson por Regreso a Howards End). Y digo desgraciadamente porque realmente son dos de las tres mejores cualidades de la película. El guión es completo y coherente, con alguna escena quizás algo desmesurada, no sé si deliberadamente. En general es una película psicológicamente agotadora. Cuando termina nota uno como se le han vaciado las pilas, y no ha podido perderse ni un segundo. Susan Sarandon está realmente impresionante, y su dobladora (Mª Luisa Solá) está más que a la altura. Nick Nolte no está mal, a años luz, pero su doblador deja bastante que desear. Igual ocurre con el doblaje de Lorenzo, encarnado por el actor Zack O’Malley Greenburg.

La tercera gran cualidad de la película es la música. Perfectamente escogida entre arias de ópera, conciertos, misas, … de Verdi a Mahler pasando por Bellini o Elgar. En especial la aparición en momentos puntuales del Agnus Dei de Barber le da un toque trágico de los que hunden al espectador en el sofá. Y el final de la película, con el Ave Verum de Mozart. No puede haber final más apropiado.

Magnífica película de las que necesitan un periodo de descanso o un buen psicólogo  antes de repetir.

Anuncios