Patch Adams (Patch Adams). 1998. Dirigida por Tom Shadyac. Basada en el libro Gesundheit: Good health is a Laughing Matter, libro autobiográfico de Hunter Adams escrito con Maureen Mylander. Narra la historia de Hunter “Patch” Adams, el padre de la risoterapia,  un hombre que es ingresado en un centro psiquiátrico por un síndrome depresivo tras un intento de suicidio. Allí ayuda a otros pacientes y descubre su vocación por la Medicina. Dos años después comienza sus estudios en la Universidad Médica de Virginia, donde se caracteriza por su extravagancia y por su concepción de la atención médica como una forma de confortar a los enfermos mediante la amistad y el humor, renegando de la concepción de la época, basada en el distanciamiento en la relación médico-paciente, para evitar la transferencia de emociones y optimizar la objetividad en el tratamiento. Durante su periodo universitario, Hunter “Patch” Adams fundará Gesundheit, un hospital para personas sin seguro médico, donde se pondrán en práctica todas las teorías de su fundador.

Si en una entrada previa de este blog, 1990. Despertares, hablábamos de un Robin Williams  comedido, en esta película es todo lo contrario. El perfil del personaje le permite dar rienda suelta al Robin Williams más histriónico, convirtiéndose en el elemento que impregna toda la película sin ser una gran interpretación. Bastante bueno el nivel de los secundarios, en especial Philip Seymour Hoffman (Mitch Roman).

Fue nominada a los Oscar de 1998 por su banda sonora, de Marc Shaiman (fue para Stephen Warbeck  por Shakespeare in love). Música orquestal bien encajada, mezclada con canciones de la época. Agradable, sin ser una gran partitura.

En general una buena película para los aficionados a Robin Williams. Para los que no, queda la sensación de que falta algo. Pero no está mal…

Anuncios