Pío Baroja y Nessi nació en San Sebastián el 28 de diciembre de 1872. Desde niño fue aficionado a la literatura y a los viajes. Siendo su padre ingeniero de Minas del estado sufría constantes traslados por toda España. Fue el tercero de cuatro hermanos: Darío, Ricardo, Pío y Carmen.

Se licencia en Medicina por la Universidad de Valencia en 1891 (¡¡con 19 años!!), y se doctora en Madrid en 1894 con la tesis “El dolor: estudio de psicofísica”. Después de la tesis parte a Cestona, en Guipúzcoa, para ejercer la Medicina, principalmente para solventar sus problemas económicos.

La Medicina rural no es de su agrado, por la dificultad de acceso a los pacientes, las largas marchas y la escasa remuneración, aparte de los problemas de convivencia con la élite social del pueblo, y vuelve a Madrid para ejercer el Periodismo. Publica su primera novela, Vidas sombrías, en 1900. Perteneció a la Generación literaria del 98.

Viajó por España, Italia, Francia, Inglaterra, Países Bajos y Suiza. En 1911 publica El árbol de la Ciencia, su obra maestra. Ingresó en la Real Academia Española en 1935.

Al comenzar la Guerra Civil se trasladó a Francia, donde vivió en el Colegio de España de la ciudad universitaria en París.

Vuelve a España en 1940, estableciéndose en Madrid. Allí murió el 30 de octubre de 1956. Su féretro fue portado, entre otros, por Camilo José Cela, y a su sepelio asistió Ernest Hemingway.

A pesar de que ejerció la Medicina menos de un año, y de que nunca sintió vocación ni por su estudio ni por su práctica, toda la producción literaria de Pío Baroja está de alguna manera marcada por ella. La práctica de la Medicina, agria para él, y sus lecturas filosóficas, dieron definitivamente el carácter pesimista que impera en toda su obra.

Anuncios