Novela escrita originalmente en ruso (Dóktor Zhivago), terminada en 1956. En Rusia se prohibió su publicación por motivos políticos, y fue publicada en 1957 cuando un editor italiano la sacó del país de forma clandestina. Se publicó por tanto en ruso e italiano.

El Dr. Zhivago cuenta las desventuras de un médico de clase media alta en la Rusia de principios del siglo XX. Magistral la descripción de la sociedad rusa, de sus pueblos y ciudades y de la vida que se desarrolla tanto en el periodo prerrevolucionario, como posteriormente durante la revolución y la guerra civil. En estos años, la vida de Yuri Zhivago, plena tanto en lo profesional como en lo personal, queda absolutamente destruida después de sufrir todo tipo de avatares políticos, amorosos y profesionales. Boris Pasternak no elude los horrores no sólo de la violencia derivada de las dos circunstancias históricas, sino también del régimen soviético, el gulag y las persecuciones y ejecuciones masivas. De hecho, para hacerse perdonar, tuvo que renunciar al Premio Nobel de Literatura, que le fue concedido en 1958.

El que Yuri Andreyevich Zhivago sea médico es un hecho puramente circunstancial en la historia, discurriendo tangencialmente a la trama principal, que no cambiaría mucho si el protagonista tuviera otra profesión. Únicamente en momentos puntuales de la historia adquiere verdadera importancia, utilizada como un recurso para justificar determinados giros argumentales.

La lectura del Doctor Zhivago, como suele suceder en la novela rusa clásica, es árida, trabajosa, con una exposición inicial interminable, llena de episodios inconexos, que sólo tras una larga travesía adquieren sentido. A lo largo de la novela se producen frecuentes interrupciones en el ritmo de la acción, con cambios bruscos en el espacio-tiempo, o con entrada de personajes o disquisiciones que enlentecen el discurrir de la historia. Es un ejercicio de alpinismo literario, en el que se sube con trabajo, pero las vistas mejoran cuanto más alto se llega.

Anuncios