Borodin

Alexander Borodin

Hoy traemos a esta sección un caso atípico. Es un “médico que no ejerce” por químico, pero en realidad está aquí por su música: un hombre que ha pasado a la Historia por el desarrollo de una afición, y no de una profesión.

Alexander Porfirievich Borodin nació en San Petersburgo (Rusia) el 12 de noviembre de 1833. Era hijo ilegítimo de un príncipe ruso, que, siguiendo la costumbre de la época, lo “asignó” a un sirviente suyo, que le dio su apellido y fue su padre de hecho. A pesar de eso no se crió como sirviente, y tuvo una buena educación.  A los 15 años entró en la Academia Médico-Quirúrgica de San Petersburgo, donde se licencia como médico en 1856. Es nombrado profesor ayudante de Patología General y destinado al Hospital Militar 2º, donde ejerce de médico cirujano. La experiencia no le resulta agradable, más por la disciplina militar que por la propia tarea médica. Realiza su tesis doctoral, “sobre las analogías de los ácidos arsénico y fosfórico en su comportamiento químico y toxicológico”, que presenta en ruso en 1958 (fue la primera de la universidad rusa que no era presentada en latín).

Su dominio de los idiomas le anima a viajar por Alemania, Francia e Italia, centrándose ya en la Química, a la que dedicará el resto de su vida profesional. En este viaje conoce a la que será su mujer. Fue un químico destacado, y a él se debe el descubrimiento de la reacción aldólica, de gran importancia en la química comercial (codescubierta a la vez de forma independiente por Wurtz).

Pero Borodin no está en esta entrada por médico-químico, sino por médico-músico. Sin estudios reglados de música en su infancia, aprendió a tocar el piano y la flauta de manera autodidacta. En 1862, después de volver de sus viajes por Europa, comienza a estudiar composición con Mily Balákirev, y conoce al resto del llamado Grupo de los Cinco (Balákirev, Cuí, Músorgski, Rimski-Kórsakov y el propio Borodin) que queda enmarcado en la historia de la Música en el Movimiento  Nacionalista, en el que el regreso al folklore y a las raíces musicales de cada país constituyen la base de la composición.

Murió de una muerte súbita, probablemente de origen cardíaco, mientras se encontraba en una fiesta de la Academia de Medicina, a los 53 años de edad, el 27 de febrero de 1887.

Borodin es el claro ejemplo de que un talento natural no hay estudio reglado que lo pare. Hombre afable, conversador y humilde, nunca se consideró un músico, y de hecho sólo componía durante sus vacaciones, días de fiesta y convalecencia de enfermedades. Eso explica que su producción sea escasa, lo que no impide que sea recordado por la Historia por su música.

Os dejo con el que probablemente sea su pasaje más universal: las danzas polonesas de su Príncipe Igor.

Anuncios