Roentgen2Wilhelm Conrad Röntgen

El 8 de noviembre de 1895 Wilhelm Conrad Röntgen descubre los rayos X, o rayos Röntgen, poniendo la primera piedra de lo que con el tiempo será el diagnóstico por la imagen.

En 1858 Julius Plücker, un matemático y físico alemán descubre los rayos catódicos: el flujo de electrones que emana de un electrodo negativo, o cátodo, hacia uno positivo, o ánodo, cuando se calienta. Este descubrimiento genera una importante corriente de investigación, que lleva a William Crookes a inventar el tubo de rayos catódicos en 1875. Crookes ideó un tubo cónico con un ánodo y dos cátodos, por el que circulaban distintos gases, que se volvían fluorescentes al aplicarle electricidad al tubo. A partir de aquí llegó a la conclusión de que la fluorescencia se debía a los rayos catódicos, y que estos estaban formados por electrones. Por ello recibió la medalla Copley, la medalla Davy, la Orden del Mérito y perteneció a la Royal Society. El tubo de rayos catódicos se llama tubo de Crookes en su honor.

Wilhelm Röntgen era un ingeniero mecánico al que interesaba más la física que la ingeniería, y que dedicó su vida profesional a la docencia y la investigación. En 1888 toma posesión de la cátedra de Física de la Universidad de Wurzburgo, en Alemania, universidad de la que llegó a ser rector.

Allí desarrollaba su actividad investigadora en 1895, experimentando con el tubo de Crookes. Lo cubrió con un cartón oscuro para evitar la luz y observó que si lo exponía a un placa de platino cianuro de bario esta emitía una luz verdosa, que desaparecía al suspender la corriente eléctrica del tubo. Llegó a la conclusión de que existía una radiación desconocida, que llamó X, que producía tal efecto. Observó que la nueva radiación atravesaba determinados materiales, como la madera o el papel, pero no otros, como el plomo. Y al exponer un aro de plomo sugetándolo con  las manos comprobó que podían verse los huesos. Pensó que podía plasmar la imagen en una placa fotográfica, e hizo la primera radiografía de la Historia. El 28 de diciembre de ese mismo año publicó el artículo “sobre una nueva clase de rayos: comunicación preliminar”.

images

En pocas semanas el descubrimiento se publica en la prensa y en unos meses se comienzan a comercializar aparatos de rayos X para uso banal, en comercios, circos y otros establecimientos públicos. El descubrimiento de los peligros de la exposición a la radiación restringirá su uso a la Medicina.

A partir de 1895 Wilhelm Röntgen comienza a recibir el reconocimiento a su labor científica por medio de premios y menciones, entre los que destaca el primer Premio Nobel de Física, en 1901, concedido “en reconocimiento de los extraordinarios servicios que ha brindado para el descubrimiento de los notables rayos que llevan su nombre”. Por cierto, donó la dotación económica del premio integramente a la universidad.

Anuncios