Foto 3 esp

Producción francesa del año 1999 dirigida por Michel Deville (también coautor del guión) e interpretada por Albert Dupontel y Béatrice Bruno. Basada en una novela de Martin Winckler. Me encantaría contar el argumento, pero no tiene. Durante una hora y tres cuartos se narra la vida de un médico, el Dr. Sachs, que dedica su jornada laboral a la Medicina Primaria y sus horas extras a hacer abortos. Lo único que ocurre digno de mención es que se echa una novia.

Cine francés en estado puro. Es de esas películas que los críticos califican de obra maestra porque no la aguantan ni ellos. Casi dos horas de psicología barata con un tedioso exceso de voces en off y los tópicos de siempre: los médicos insensibles se creen que son dioses pero en realidad se alcoholizan porque no soportan el dolor ajeno, excepto el protagonista, que por supuesto odia a los demás médicos y que es bueno, sensible, empático, infalible (excepto en su época de estudiante, que se equivocó alguna vez, según nos cuenta él mismo, sin duda por la influencia de los demás).

¿Lo he dicho? Se echa una novia. Y no hay más… Magnífica para dormir la siesta.

Anuncios