Category: Cine y Medicina


1991. El doctor

2611778

El doctor es una película estadounidense de 1991, basada en la novela de Edward Rosembaun A taste of my own medicine (1988). Está dirigida por Randa Haines e interpretada por William Hurt, Elizabeth Perkins, Christine Lahti y Mandy Patinkin (el inolvidable Íñigo Montoya). Cuenta la historia del Dr. Jack McKee, cirujano cardiotorácico y hombre de éxito, profesional de reconocido prestigio que trabaja en un macrocomplejo hospitalario, donde ejerce su profesión de manera técnicamente impecable, pero manteniendo un trato frívolo con compañeros y pacientes, con los que se relaciona de forma superficial y distante (“en la cirugía entramos, lo arreglamos y nos vamos”).

El inicio de un cuadro de tos persistente lo hace acudir a su propio hospital como paciente, siendo diagnosticado de un cáncer de laringe. Entonces comienza a sufrir la rutina de la maquinaria burocrática del hospital y el trato de sus propios compañeros (otorrinos, oncólogos, hasta ahora desconocidos por él) que, sin ser tan poco serios como él, cometen los mismos vicios en el trato personal con sus pacientes. Entonces comienza a llevar una doble vida, trabajando como cirujano en una sección del hospital, donde se relaciona con sus compañeros, y siendo tratado como enfermo en otra, donde se relaciona con sus compañeros de sala de espera.

Película para la reflexión. Aparte de que esté algo exagerada la actitud inicial de McKee en el quirófano, sí es cierto que nada tiene que ver acudir a un hospital como médico o como enfermo. Obliga a revisar la atención que ofrecemos en nuestro día a día.

Bonita película. No soy especialmente aficionado a William Hurt, pero está bastante bien, en la metamorfosis desde el Jack del principio de la película al del final.

Anuncios

GeorgeMiller_diretor

Nace en Brisbane, Queenslane, Australia, el 3 de marzo de 1945. Es hijo de padres inmigrantes griegos en Australia. Son cuatro hermanos: su gemelo John, George, Chris y Bill. Estudia en Ipswich, en el Ipswich Grammar School y después en el Sydney Boys High School. Después comienza a estudiar Medicina junto a su hermano gemelo en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva Gales del Sur.

En palabras del propio Miller: “Una vez a finales de los 60 estaba aún en la facultad y fui al cine a ver ‘M*A*S*H’, de Robert Altman. No tenía ni idea de la trama, solo que el póster tenía dibujadas las piernas desnudas de una chica. Salí de la película y me di cuenta de que nunca había visto nada parecido, así que volví a entrar inmediatamente. Fue el día en que decidí que me dedicaría al cine.” (leyendo mi crítica de la película está claro que no soy ningún entendido…).

En la Universidad es donde tiene sus primeros contactos formales con el cine. En el último año de carrera, 1971, se presenta junto con su hermano a un concurso llevando un cortometraje de un minuto, con el que obtienen el primer premio. Ese mismo año asiste a un taller de cine de la Universidad de Melbourne.

Terminada la carrera comienza su residencia en el St. Vicent´s Hospital, en Sidney. Continúa haciendo cortometrajes y funda la productora Kenedy Miller Productions, con Byron Kenedy, al que había conocido en el taller del año anterior y con el que estuvo asociado hasta la muerte de este en 1983.

En los años siguientes compagina su trabajo como médico de Urgencias y su labor como director, realizador y guionista de cine. En 1979, con el dinero ahorrado de las guardias se financia su primer largometraje: Mad Max, salvajes de autopista. Con un presupuesto de 350.000 dólares australianos recauda más de 100 millones. Se ve que un médico australiano puede ahorrar para pagarse una película. Un médico español puede ahorrar para comprarse una cámara de video…

Después del gran éxito internacional de su primera película deja definitivamente el mundo de la Medicina para dedicarse al cine. En seguida rueda la secuela de Mad Max (que tendrá una tercera parte unos años más tarde) y ya no deja de trabajar hasta nuestros días.

Entre sus películas tenemos en este blog El aceite de la vida, pero hay otras tan conocidas como Las Brujas de Eastwick, Babe, el cerdito valiente o Happy Feet: rompiendo el hielo. Últimamente ha vuelto con Mad Max: furia en la carretera.

Ha sido nominado a los Oscar en seis ocasiones: dos a Mejor Película (Mad Max: furia en la carretera y Babe, el cerdito valiente); una a Mejor Película de Animación (Happy Feet: rompiendo el hielo); una a Mejor Dirección (Mad Max: furia en la carretera), una a Mejor Guión Original (El aceite de la vida) y una a Mejor Guión Adaptado (Babe, el cerdito valiente). Ganó el de Mejor Película de Animación en 2006.

Su hermano gemelo sigue ejerciendo la Medicina.

2014. Hipócrates

images

Hipócrates es una película francesa del año 2014, dirigida por Thomas Lilti e interpretada por Vincent Lacoste y Jacques Gamblin.

Cuenta la historia de Benjamín, un residente de primer año que inicia su rotatorio por el Servicio de Medicina Interna (cuyo jefe es su padre). Allí se encuentra con Abdel, un residente extranjero (allí tienen una consideración diferente) que es mayor y con más experiencia, pero también ejerce como residente. En sus primeros meses Benjamín se encuentra con las guardias, con los pacientes terminales, con los compañeros, con los adjuntos… con un hospital, al fin y al cabo. Y, en este caso, con las peculiaridades de un hospital público, con problemas iguales y diferentes a los de un hospital privado.

Aunque el director de la película es médico, y se nota cierto conocimiento algo mayor de lo habitual, seguimos tirando de tópicos para este tipo de historias. Se ve que la vida cotidiana de los hospitales es muy aburrida para contarla en una película… aunque sea francesa. El ambiente hospitalario y las relaciones personales se acercan bastante a la realidad, pero después nos trae un poco de lo de siempre: convivencia pueril de los residentes, diagnósticos fallidos, encarnizamiento terapéutico, el personal muy bueno y los administradores muy malos,… Sólo faltan los líos de cama entre los médicos y las enfermeras. Situaciones límite para que el espectador tenga claro lo que tiene que pensar, que es lo que el director quiere que piense, claro. Nadie quiere ver morir a una tierna abuelita con un cáncer terminal machacada por los médicos en contra de su voluntad. Pero es que las situaciones del día a día son bastante más complejas, y bastante menos peliculeras.

Otra película más de hospitales con escenas demasiado típicas para ser reales.

 

cartel_los_ultimos_dias_del_eden_0

Película estadounidense estrenada en 1992, que lleva por título original Medicine Man, dirigida por John McTiernan e interpretada por Sean Connery y Lorraine Bracco. Fue nominada a Peor Actriz en los premios Razzie de su año.

En lo más profundo de la Selva del Amazonas el Dr. Campbell (Sean Connery) tiene un laboratorio rudimentario con el que investiga un suero que parece ser el remedio contra el cáncer. Para completar su investigación solicita al laboratorio que lo financia material y un ayudante, y le envían a la Dra. Crane (Lorraine Bracco), una bioquímica joven con gran curriculum, pero sin experiencia en la investigación de campo.

Se unen varios frentes en esta película: la relación entre los indígenas del Amazonas y el hombre blanco, la destrucción de la Selva por la llegada de la civilización, la investigación de enfermedades tropicales in situ (aunque en este caso se trate de un linfoma), la relación profesional y personal entre dos investigadores de diferente generación y sexo, la rivalidad del hechicero de la tribu con el nuevo hechicero blanco por el poder de sus remedios,… Y al final la película es bastante entretenida, sin ser una película para la Historia, desde luego.

Sean Connery está en la que, en mi modesta opinión, es su mejor época, así que, para los que nos gusta, es un gran aliciente. Lorraine Bracco no es que esté espectacular, pero tampoco me parece merecida la nominación a Peor Actriz. He visto cosas bastante peores.

5164osS2JgL

El médico de Stalingrado es una película alemana de 1958 basada en una novela del mismo nombre de Heinz G. Konsalik. Dirigida por Géza von Radványi e interpretada por Otto Eduard Hasse, Eva BartokHanes Messemer. Narra la historia de un campo de prisioneros soviético en 1949, donde aún permanecen prisioneros alemanes capturados en la batalla de Stalingrado. Entre ellos hay un neurocirujano, Fritz Böhler (O.E. Hasse), que ejerce de médico de los alemanes, además de mando militar.

Película curiosa e interesante. A pesar de enfrentarse los dos sistemas políticos más devastadores de la Historia (la Unión Soviética comunista de Stalin y la Alemania nazi de Hitler), es una película de personas normales. Se establecen relaciones entre los prisioneros y sus guardianes, de necesidad, de odio, de amistad, de amor,… y todo esto con la enfermería de fondo y la relación que también se establece entre los médicos alemanes y los soviéticos.

Pasa de puntillas por el tema político, supongo que a propósito, para evitar una película de buenos y malos. Aunque se nota que la película es alemana. Es un poco “mire usted, que no todos éramos nazis…” muy apropiado para los años 50. Y a cambio, tampoco los soviéticos son todos comunistas. Tablas.

En fin, en mi ignorancia cinematográfica no conocía esta película, y me ha gustado. Se la recomiendo…

 

 

2013. El Médico

el-medico-cartel-2El Médico es una película alemana de 2013, basada en la novela homónima de Noah Gordon, de la que ya hemos hablado en este blog. Dirigida por Philipp Stölzl e interpretada por Tom Payne, Stellan Skarsgard, Ben Kingsley y Emma Rigby. Cuenta la historia de Robert Cole, un niño inglés que queda huérfano y sirve a las órdenes de un cirujano barbero. Pero su inquietud por el conocimiento de la Medicina lo hace viajar por todo el mundo para entrar en la Madraza de Ibn Sina (Avicena).
Aunque suene a tópico, y aunque lo sea, el libro es mejor. La película, aún así, no está mal. La historia es la misma, con pequeñas variaciones, y por lo tanto no deja de ser una buena historia, pero si algo tiene el libro es ritmo. Un ritmo trepidante que te obliga a seguir leyendo. Y es lo que le falta a la película. Por momentos se hace un poco lenta, y aunque parezca paradójico, tiene prisa por meter el libro entero en dos horas y media.
Pero, como digo, es un rato entretenido. Y además, siempre es un placer ver a Ben Kingsley. Y si hace de un personaje como Avicena, pues mejor. También muy bien Stellan Skarsgard. Los jóvenes están un escalón por debajo.

1970. M.A.S.H.

MASH

Película estadounidense dirigida en 1970 por Robert Altman, basada en el libro MASH: a novel about three army doctors, de Richard Hooker. Interpretada por Donald Sutherland, Elliot Gould, Tom Skerrit, Sally Kellerman y Robert Duvall. Narra las peripecias de un grupo de sanitarios durante la guerra de Corea en un hospital de campaña a pocos kilómetros del frente. Ganó el Óscar al mejor guión adaptado y fue nominada en las categorías de Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actriz de reparto y Mejor Montaje.

O se me está agriando el carácter o estoy perdiendo el gusto por el cine. Veo con verdadero asombro las nominaciones de esta película y no deja de sorprenderme. Es lo más parecido que he visto últimamente a una película de Pajares y Esteso a la americana. Una serie de gags de dudoso gusto y escasa gracia se suceden en una comedia absurda que, según dicen los que saben de esto, esconde una ácida crítica, que yo no he terminado de encontrar. Me parece una película vacía y perfectamente prescindible.

Recordaba yo con cariño la serie que comenzó en los años 70, inspirada en esta película y con su mismo nombre, y protagonizada por Alan Alda y Wayne Rogers. Los recuerdos me hace verla como una serie simpática y divertida, no sé cómo la vería hoy. Pero, como ustedes ya saben, aquí no hablamos de series…

1959. Salto a la gloria

saltoalagloria

Película española de 1959, dirigida por León Klimovsky e interpretada por Adolfo Marsillach y Asunción Sancho. Fue presentada al Festival de San Sebastián de 1959 y ganó el premio a la mejor largometraje de habla hispana y a la mejor interpretación masculina.

Es una biografía de Santiago Ramón y Cajal, que comienza en la guerra de Cuba (1873-75), de la que vuelve aquejado de malaria, con un gran flashback (analepsis en español) para revisar su infancia. La película repasa toda su vida adulta y termina en la ceremonia de entrega del Premio Nobel de Fisiología o Medicina el 10 de diciembre de 1906.

Estrenada en 1959, estos 55 años no le han sentado nada bien a la película. Tiene un ritmo lento, con escenas inconexas y un planteamiento teatral. Está hecha según los cánones de la época, y más pensada para la exaltación del orgullo patrio que para un verdadero conocimiento del personaje. Se echa de menos la presencia de personajes importantes en el gran descubrimiento de don Santiago, como Luis Simarro o el propio Golgi (con el que compartió el Premio Nobel), que ni siquiera es nombrado. Ramón y Cajal aparece como un personaje testarudo y soberbio, con una modestia forzada, lejos del Cajal observador y paciente, en el que la modestia era una cualidad natural. El gran empeño de su vida, la publicación de los manuales de Histología Normal y Técnica Micrográfica, y de Anatomía Patológica General, que de hecho le llevarán al estudio del sistema nervioso, ni siquiera aparecen. Adolfo Marsillach hace un gran papel de…Adolfo Marsillach. Supongo que también sería una gran actuación en 1959, pero en 2014 resulta afectada, exagerada, sobreactuada y poco creíble.

Y, a pesar de todo, hay que verla.

Foto 3 esp

Producción francesa del año 1999 dirigida por Michel Deville (también coautor del guión) e interpretada por Albert Dupontel y Béatrice Bruno. Basada en una novela de Martin Winckler. Me encantaría contar el argumento, pero no tiene. Durante una hora y tres cuartos se narra la vida de un médico, el Dr. Sachs, que dedica su jornada laboral a la Medicina Primaria y sus horas extras a hacer abortos. Lo único que ocurre digno de mención es que se echa una novia.

Cine francés en estado puro. Es de esas películas que los críticos califican de obra maestra porque no la aguantan ni ellos. Casi dos horas de psicología barata con un tedioso exceso de voces en off y los tópicos de siempre: los médicos insensibles se creen que son dioses pero en realidad se alcoholizan porque no soportan el dolor ajeno, excepto el protagonista, que por supuesto odia a los demás médicos y que es bueno, sensible, empático, infalible (excepto en su época de estudiante, que se equivocó alguna vez, según nos cuenta él mismo, sin duda por la influencia de los demás).

¿Lo he dicho? Se echa una novia. Y no hay más… Magnífica para dormir la siesta.

1996. Al cruzar el límite

AlCruzarElLimite

Al cruzar el límite (1996) es una cinta americana, dirigida por Michael Apted y basada en una novela de Michael Palmer. Es una película de intriga típica dentro de su género: una persona normal, en este caso el Dr. Guy Luthan (Hugh Grant) se encuentra de forma casual con una trama delictiva y decide investigar, generando una conspiración en su contra que lo aísla de su entorno y pretende acabar con su futuro o incluso con su vida. Además, muy americano, su poquito de debate moral y los malos con buenas intenciones. No cuento más.

Aunque el cartel es imponente (Gene Hackman, Hugh Grant, Sarah Jessica Parker y David Morse) la película no pasa de ser una más de su estilo: algo de suspense, algo de acción, entretenida… poco más.

Por cierto, el doblaje de Sarah Jessica Parker se clava en el oído como una chincheta. Mucho mejor Paloma Porcel.